te ayudo?
,

Incienso de Copal

$1.000

SKU: 6922 Categorías: ,

El incienso Copal era considerado por los antiguos mexicanos como un dios con poderes mágicos y religiosos que lo convertían en un protector, y lo llamaban iztacteteo que significa «dioses blancos», por el humo que produce. El uso de copal nos conecta con estados meditativos, mejorando nuestra concentración y estimulando nuestra creatividad.

 

Podríamos categorizar los beneficios del incienso de Copal en dos:

Medicinales:

Analgésicas, Expectorantes, Antiespasmódicas Desinfectantes, Descontracturante para personas con alto nivel de estrés y/o depresión. Su aroma provoca respuestas fisiológicas asociadas a estímulos emocionales y el estado de ánimo.

Magicas

Limpiar casas, templos y personas. Armoniza y protege a diferentes niveles. Conecta con las vibraciones altas Otorga energía personal. Intermediario perfecto en la meditación. En ceremonias para pedir por las cosechas y la abundancia,como ofrenda, para orar y para pedir salud o bienestar, entre muchos otros propósitos.

Copal es el nombre común de la resina aromática del Bursera, una familia de arboles sagrados, endémicos de México. Suelen verse en selvas bajas caducifolias, esto es, territorios donde la mayoría de los árboles pierden sus hojas inesperadamente durante meses. En náhuatl, a este árbol se le llamaba copalquáhuitl y a su ceniza copalli, mientras que en su uso sagrado era llamado iztacteteo, el “dios blanco”.

En Mesoamérica el peculiar olor animoso y un tanto dulce del copal, dispersaba tantas metáforas como beneficios. El aroma del copal, “el “incienso de la tierra“, ha sido por centurias un bálsamo universal para purificar y potencializar la abundancia. Se percibía con gran frecuencia en las casas, templos y ofrendas de prácticamente todas las civilizaciones prehispánicas. Se ha visto usado en conjuros de protección y de manera más común en rituales mágicos realizados por sacerdotes.

 

Uso ritual

Para sociedades altamente espirituales como la azteca y la maya, el aroma y estética del copal advertían una presencia numinosa. En calidades ritualísticas, se ofrecía de comer a los dioses por medio de un sahumador de barro. Éste se guiaba hacia los cuatro rumbos (del universo) y al Sol, para finalmente descansar en un brasero donde se atizaba el fuego con carbón. En ciertas oblaciones (acción de ofrendar algo a Dios, dioses o alguna divinidad) se colocaban fragmentos de la resina entre los alimentos que formaban la ofrenda.

Flores, copal, hule, papel, comida y letanías convocaban y elogiaban a los dioses para que aquellos respondieran al culto con beneficios para la comunidad. Se sabe que los sacerdotes que guiaban las ceremonias, sahumaban con copal varias veces a sus dioses y de esta manera erigían un puente de comunicación con los mismos.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Incienso de Copal”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra